Mamá, ¡eres una heroína!

Perfeccionismo y esfuerzo son virus muy extendidos en la cultura occidental. Y en lo que se refiere a la maternidad, su presión es exponencial. Vivimos una era maternal en la que además de ocupar puestos directivos, liderar emprendimientos, o tratar de encontrar nuestro éxito laboral estamos convencidas y convencidos de que algo falla en el autoritarismo total o parcial con el que fuimos criados, y tratamos de darle sentido a través de la crianza consciente.

Con pocos ejemplos a seguir, sin haber mamado una crianza respetuosa similar a la que queremos aplicar, y con viento en contra en forma de sociedad, escuela o familia, somos unas heroínas sólo por intentar criar con sentido común: “el éxito de toda creación comienza en la intención”.

El aliento que puedes encontrar al maternar, es fácil de identificar, difícil de defender, pero se trata de tu intuición. El vínculo entre madres e hijos, tiene tal sostén, que guía por sí mismo, que habla espontáneamente, y que es la intuición quien trata de llevarlo a tu consciencia.

Cuando te sientas incapaz de explicar a otros cómo estás ejerciendo tu crianza, lo más sincero y auténtico que puedas expresar es: “estoy escuchando mi intuición”.

 

 

Compártelo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Relacionados

Artículos relacionados